20100602

VIDEO: la introduccion de los billetes

video

VIDEO:monedas conmemorativas

monedas conmemorativas

Ver slideshow en: http://www.slide.com/r/hkd5yIZ91j-O-b4FTJAn89Gf2Yi1aCFj?previous_view=mscd_embedded_url&view=original

Hasta la actualidad, se conoce dos tipos de monedas: las monedas que se pueden calificar bajo el calificativo de las monedas comunes y, por otro lado, se encuentran las monedas especiales. El primer conjunto de monedas, es el principal grupo el cual es la base económica de muchos países; mientras que el segundo grupo de monedas pertenecen a las destinadas a un uso específico. Dentro de este grupo, se puede encontrar a las monedas conmemorativas.
[1]

En muchos países, ya se están acuñando y utilizando las monedas y billetes correspondientes al segundo grupo descrito anteriormente para recordar las actividades económicas, paisajes, hechos culturales, costumbres, así como personajes destacados importantes en su historia o cultura. El Perú, desde el 2010, forma parte de este grupo de países.

A partir del pasado 24 de marzo del 2010, el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), puso en circulación la primera moneda conmemorativa de la Serie Numismática nombrada “Riqueza y Orgullo del Perú”, con un diseño del Tumi de Oro, el cual es un cuchillo tradicional elaborado en base a oro, que era utilizado por los sacerdotes de la cultura Chimú para la realizar la celebración de sus ritos ceremoniales.

Entre las principales características de esta nueva moneda se encuentra con “un peso de 7.32 gramos, un diámetro de 25.50 milímetros, un canto estriado, el año de acuñación de la misma es el presente y el límite máximo de acuñación y circulación es de 10 millones de unidades”.
[2]

Además, el BCR comunicó que esta moneda, así como las monedas que la predecirán, es de curso legal y circularán en forma simultánea con las actuales monedas de un nuevo sol.Tal y como se mencionó en el diario El Comercio, las antiguas monedas que actualmente circulan, no dejarán de tener validez tras el lanzamiento de la nueva moneda.
[3] Es decir, las monedas conmemorativas no estarán reemplazando las monedas actuales. Asimismo, la moneda ha sido diseñada por el señor Felipe Escalante Chuñocca, egresado de la Escuela Nacional de Bellas Artes y contratado por la ceca limeña para cumplir la función de analista en la sección de talleres para desarrollar la fabricación de las monedas y medallas.[4]

Por otro lado, esta nueva moneda está confeccionada con dispositivos de seguridad que evitarán la fácil falsificación de estas monedas. Por ejemplo, “en el eje del dorso de la moneda, se encuentra el Escudo de Armas del Perú, en el exergo la leyenda Banco Central de Reserva del Perú, el año de acuñación y un polígono inscrito de ocho lados que forma el ribete de la moneda.”
[5]

Por último, se ha dicho que, de esta serie numismática, se estima que se acuñarán 24 diseños de monedas más durante los próximos 10 años, los cuales ya están siendo elaborados a cargo del señor Escalante, cuyo objetivo es el fortalecer y difundir la riqueza cultural del país.
[1] Cfr. CHACÓN, Nestor 2005:94-112
[2] Cfr Los Andes (página web)
[3] Cfr. Diario El comercio (página web)
[4] Cfr. LEONARDINI,Nanda 2003: 103
[5] Cfr. Diario El Comercio 2010/03/29/ (página web)

dolarizacion en el peru

ver el slideshow en:http://www.slide.com/r/qg4xz0wm1j_0qUNTNzJUC7_jzaVz1bdA?previous_view=mscd_embedded_url&view=original

En los últimos años, muchos países en vías de desarrollo han experimentado un proceso llamado dolarización financiera. Este proceso consiste en que la población comienza a realizar depósitos en moneda extranjera debido a que el país atraviesa por una etapa de pérdida de valor de la moneda corriente en escenarios de inestabilidad de precios y de tipo de cambio. En algunos de estos países, no solo se realizan depósitos en dólares, sino que también se dan los pagos de remuneraciones y servicios en esta moneda. Es decir, con este proceso, la población elige el cambio de moneda corriente: de la moneda nacional al dólar. De esta manera, “las personas pueden proteger su poder adquisitivo, medidos en términos de la moneda local, del riesgo financiero”[1]

“El Perú ha tenido una dolarización extraoficial”.
[2] Es decir, el gobierno peruano no ha adoptado la moneda extranjera como curso legal exclusivo o predominante. Sin embargo, este proceso se pudo observar más nítido en la economía peruano durante el segundo año del primer gobierno de Alan García.

“En 1988, el país vivía con un alza de precios de 1723%, cifra que aumentó, en 1989, con 2775%, con frecuentes alzas mensuales comprendidas entre el 30 y el 50, y que en ocasiones superaron el 100%.”
[3] En general, se produjo una agudización tanto de los problemas sociales como los económicos. La devaluación y la inflación habían llevado al sol peruano a su nivel más bajo. En tan solo 5 años, la moneda nacional se devaluó en 10000%. Es decir, “el crédito se había reducido y la economía se había dolarizado relegando al signo monetario”[4]

El dinero ya no alcanzaba para cubrir ni siquiera las necesidades básicas de los peruanos. Con el dinero que en 1985 uno hubiera podido comprar una lujosa casa, en 1990 solo alcanzaba para comprar un tubo de pasta dental.
[5]

Era una situación que estaba perjudicando a todos los peruanos, inclusive los niños que no tenían conocimiento sobre la hiperinflación sabían que algo malo sucedía con el dinero. Un ejemplo de ello es:

“Cuando yo acababa la escuela primaria (a finales del año 89) un padre de familia como regalo de promoción nos ofrendó una libreta de ahorros en la recordada Mutual Metropolitana, con un fondo de 1000 intis. Aquellas veces corrían rumores que el dinero se devaluaba, pero yo a mis 10 años aproximadamente no sabía exactamente qué significaba ese concepto de la devaluación, mas era un juego para mí. Pero meses después tenía entendido que esos 1000 intis ya no tenían valor absoluto, cuando en el momento de la entrega de la libreta yo podía comprarme muchas cosas, pero el contrato estaba hecho para retirar los fondos recién después de 6 meses. Para esa fecha el dinero ya no tenía valor ninguno. Recuerdo que alguna vez le pedí a mi tía que sólo me regale 1 dólar porque tenía entendido que cada día el dólar adquiría con cada día más valor”
[6]


Ante tal situación, el BCR decidió utilizar el esquema de metas monetarias para entrar en una etapa de desinflación, el cual consistió en tener como compromiso el mantener el poder adquisitivo, a largo plazo, de la moneda local frente al dólar, hecho que ayuda a que la moneda local pueda competir contra el dólar y también a reducir la dolarización real y de pagos.


[1] Cfr. ARMAS, Adrian 2006:77-94
[2] Cfr. Wikipedia (página web)
[3] Cfr.SALAMA,Pierre 1992:114
[4] Cfr. HUZA,Luis 2004:308-310
[5] Cfr. CONTRERAS,Carlos 2007:358
[6] Experiencia comentada en el portal fujimorista: http://www.fujimoripresidente.com/creditos/

20100516


Durante el virreinato de Francisco de Toledo, la moneda era escasa en el Perú, hecho que hace que vuelva a ponerse corriente la plata sin sellar. Toledo impuso una serie de ordenanzas sobre la plata, cuidando el cobro del quinto real, sobre el valor de las barras de plata que aún se negociaban, así como la equivalencia de los productos en que los indios pagaban sus tributos.

Desde 1545 hasta el tiempo de Toledo, “la mina de Potosí reunió 76 millones de pesos legalmente declarados, pero la amonedación no cubrió las necesidades del virreinato. La moneda potosina era muy imperfecta por lo que el valor del peso era avaluado muy diversamente. Algunos valían 13 y un cuartillo, otros podían valer 12 y un cuartillo”.[1] La solución a este problema lo encontró el virrey conde de Alba de Aliste, quien consideró que Toledo había cometido un error al suprimir la Casa de la moneda en Lima para establecerla en Potosí, por lo que la reabrió para tener la institución más cerca de la autoridad virreinal.

Una nueva crisis monetaria ocurre en 1776 cuando surge una violenta migración de moneda, el cual ocasiona un déficit de cerca de 8 millones de pesos de circulante y un trastorno en el comercio.[2] Es en este momento, en el cual se comienza a pensar sobre emitir, por primera vez, papel moneda o moneda de calderilla. Sin embargo, las personas no entendían el rol del papel moneda, el cual podía ser la base de un sistema adecuado y sano al igual que cualquier otra base puramente metálica.

Al llegar la república, la crisis económica que presentaba el país hizo que no hubiera plata ni oro debido al quiebre de varias minas. Por ello, San Martín propone una solución que se tomaría forzosamente ante tal circunstancia: utilizar el papel moneda.
Es así que, “en diciembre de 1821, se imprimen los primeros billetes de cartón de 2 y 4 reales y 1 peso”.[3]

En ese tiempo, se funda el Banco Auxiliar del papel moneda, y se le explica a la población que el circulante de billetes solo sería temporal y que sucumbiría en un plazo de 2 años como máximo, el cual era el tiempo estimado para consolidar la independencia. A pesar de ello, esta situación fue repudiada por los peruanos que estaban acostumbrados a la moneda “sonante” y que pensaban que era una nueva forma gubernamental para quitarles sus caudales, es por ello se resistieron a recibir los billetes. Para contrarrestar este sentimiento de repudio, el gobierno publicó pronunciamientos para tranquilizar a la población, no obstante, no hubo el resultado esperado.

A consecuencia de ello, el Congreso Constituyente, a través de la Resolución del 19 de noviembre de 1822, autorizó el rescate de los billetes, canjeándolos por monedas de cobre. No obstante, este hecho no ayudaba a solucionar el problema de escasez a causa del incumplimiento de los deudores. Por ello, el gobierno, mediante el decreto del 31 de enero de 1823, se dispuso la circulación obligatoria del billete, el cual decía que “la persona que se rehusara a aceptar el billete, tendría que pagar una multa equivalente a diez veces más su valor.”[4] Se impuso un gran número de multas y como la mayoría de los multados estaban prácticamente quebrados, fueron llevados a las cárceles.

Sin embargo, en junio de 1823, “el ejército español, al instalarse en Lima, repudian los billetes, signo de la autoridad independiente, ello provocó su total extinción de los billetes”.[5] Asimismo, el Banco Auxiliar del papel moneda también desapareció a menos de 2 años de haberse fundado.

Existieron mas intentos por introducir de nuevo los billetes de papel, como en 1863, sin embargo, los peruanos seguían recordando la mala experiencia anterior. Por ello, el gobierno de esa época tuvo que ordenar la quema de estos billetes, para que así las personas pudieran comprobar la eliminación física de estos.

Es recién en 1914, con el gobierno de José Pardo Barreda, cuando vuelven a emitirse los billetes. Cabe recalcar que, para evitar el rechazo de estos, el gobierno decidió llamarlos cheques circulares, insertándolos dentro de la economía peruana.
[1] Cfr. DARGENT,Eduardo 1988:72-74
[2] Cfr. ROMERO,Emilio 2006: 204
[3] Cfr. http://elcomercio.pe/edicionimpresa/Html/2008-07-27/la-cara-y-sello-independencia.html
[4] Cfr. http://www.hechohistorico.com.ar/Archivos/America_I/tesorillo/2415.htm
[5] Cfr. http://www.bcrp.gob.pe/docs/Proyeccion-Institucional/Seminarios/2008/Conferencia-04-2008-Alvarez.pdf

20100515

integrantes

seccion:v101

miembros del grupo:

-leyla montes de oca fernandez
-andrea graham hurtado
-ruben mircin ramirez
-david tuesta urquizo
-eduardo montoya puscan